Lina Iris Viktor: la Klimt del siglo XXI

Gustav Klimt (1862-1918) fue un artista austriaco cuyas pinturas con aplicaciones doradas –como íconos bizantinos–, marcaron la estética del Art Nouveau. Klimt comenzó esta etapa después de conocer Ravena en 1903. En su periodo dorado, combinó el naturalismo con el decorativismo, generando una dicotomía entre realidad y alegoría, sencillez y barroquismo. A pesar de que las figuras femeninas plasmadas en sus lienzos inspiraban sensualidad y erotismo, el pan de oro aplicado, exaltaba más la belleza etérea de lo mitológico que lo pecaminoso y sexual del ser humano. 

Lina Iris Viktor en su estudio. (Fuente de la imagen: Revista Exclama)

Los padres de Lina Iris Viktor son liberianos, pero ella nació en Londres en 1987. Liberia tiene una historia particular; en 1822, la Sociedad Estadounidense de Colonización marcó a este territorio para recibir a esclavos afroamericanos liberados sin importar sus orígenes. Este país combinaba el regreso de la diáspora esclavista y el espíritu estadounidense. Con este bagaje ancestral y varios viajes alrededor del mundo, Viktor hace una búsqueda de su herencia cultural, interpretando la realidad de sus raíces y luchando contra la connotación negativa que muchas personas siguen teniendo hacia la raza negra.

Eleventh, 2017-2018. (Fuente de la imagen: Mariane Ibrahim Gallery)

Aunque no tiene una formación clásica en Bellas Artes, Lina Iris Viktor tiene un enfoque multidisciplinario gracias a la formación en cine que estudió en Sarah Lawrence College, y a sus estudios continuos en fotografía y diseño en la Escuela de Artes Visuales, junto con una educación en artes escénicas durante la escuela secundaria. Su obra es el claro reflejo de las interconexiones creativas que tiene como pintora, escultora, fotógrafa y artista de performance.

Materia Prima, 2019. (Fuente de la imagen: Fire Cracker)

Creando narrativas sobre historia, raza y género, las obras de Viktor fusionan el arte contemporáneo con el arte antiguo. Muchas de sus obras incorporan los patrones del arte africano con hojas de oro de 24 quilates. Esta combinación recuerda precisamente a las mujeres mitológicas de Klimt, pero desde una perspectiva más moderna y más femenina. El oro es un material precioso que siempre ha sido tratado con respeto por su significado religioso y místico. Esta artista juega como una alquimista con él para contrastar con los fondos negros de sus modelos –que simbolizan al continente africano, a la tierra y al espacio–, como estrellas decorando la noche. 

Sixth, 2017-2018. (Fuente de la imagen: Revista Exclama)

Al igual que el cosmos se originó de una pequeña explosión, todas las culturas humanas provienen de un mismo origen. Con esta idea, busca explorar las ideas de las implicaciones universales de la negritud creando ventanas que desnuden las connotaciones arbitrarias y falaces del racismo. Su arte rompe las barreras ideológicas de clasificaciones sociales y etiquetas raciales: las únicas normas ideológicas que cuentan son las que uno mismo crea. Es por eso que en su obra se puede ver un dinamismo entre el minimalismo y el maximalismo, entre la materialidad y la espiritualidad, entre la imaginación y la realidad, en un bello universo que tiene cabida para todos.

Publicado por Miss Chalak

Curiosa empedernida y adicta a la hipervinculación. Descubrió que es amante de la semiótica y los idiomas cuando estudiaba una maestría en Historia del pensamiento. No entiende por qué decidió describirse en tercera persona.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: